• SOLICITE SU
    COTIZACIÓN
  • Solicite su cotización
  • REALICE
    SU PAGO
  • Solicite su cotización
El Fenómeno Del Niño

En Colombia, el Fenómeno del Niño se ha convertido en una preocupación constante para los agricultores. Con sus patrones climáticos anormales, que alternan entre sequías prolongadas y lluvias intensas, este fenómeno puede tener un impacto devastador en los cultivos y, así mismo, en la economía agrícola del país. Frente a este reto, la adaptación e innovación, surgen como las claves para la supervivencia y prosperidad en el campo.

 

¿Qué es el fenómeno del niño?

El Fenómeno del Niño, también conocido como ENSO (El Niño-Southern Oscillation), es un patrón climático natural que se manifiesta por el calentamiento anómalo de las aguas del Océano Pacífico ecuatorial. Este fenómeno tiene repercusiones significativas en el clima global, afectando las condiciones meteorológicas en diversas partes del mundo. Durante un evento de El Niño, se observan cambios en las pautas de lluvia, temperaturas y patrones atmosféricos, con impactos en la agricultura, la pesca, y eventos climáticos extremos. Comprender este fenómeno es esencial para anticipar y mitigar sus efectos, especialmente en regiones vulnerables a sus variaciones.

 

Fenómeno del niño en Colombia

El impacto del Fenómeno del Niño en la agricultura colombiana es significativo. Las estadísticas revelan que, durante sus episodios, la producción agrícola puede disminuir drásticamente, lo que se traduce en pérdidas económicas considerables para los agricultores. No solo la cantidad, sino también la calidad de los cultivos se ve comprometida, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria del país.

Fenómeno del niño en Colombia

¿Cómo mitigar el fenómeno del niño?

En este contexto, los agricultores colombianos han comenzado a buscar soluciones que les permitan manejar mejor los desafíos climáticos. Una de estas soluciones es el almacenamiento eficiente de agua. Al captar y almacenar agua durante las temporadas de lluvia, los agricultores pueden asegurar un suministro constante durante los periodos más secos. Esta práctica no solo mantiene los cultivos hidratados sino que también ayuda a estabilizar los ingresos de los agricultores, que ya no dependen únicamente de las inciertas precipitaciones.

 Entre las diversas soluciones de almacenamiento de agua disponibles, una que ha ganado popularidad es el uso de tanques australianos de acero galvanizado. Estos tanques son conocidos por su durabilidad y resistencia, siendo capaces de soportar las duras condiciones ambientales que a menudo acompañan al Fenómeno del Niño. Además, su diseño adaptable los hace adecuados para granjas de cualquier tamaño, desde pequeñas parcelas hasta grandes operaciones agrícolas. A largo plazo, estos tanques ofrecen una solución costo-efectiva al reducir la dependencia de fuentes externas de agua y minimizar los efectos de la sequía.

Cómo mitigar el fenómeno del niño

Ahora, consideremos el caso de uno de los clientes recurrentes de ITM. Riegos y suministros, quienes han desarrollado un cultivo de aguacate Hass en el oriente antioqueño de Colombia y gracias a la implementación de un sistema eficiente de recolección y almacenamiento de agua, hoy pueden garantizar este recurso para sus procesos de fumigación y cuidados del cultivo. La implementación oportuna de este tipo de sistemas logra aumentar entre un 25% y 50% la productividad de los cultivos, demostrando así la eficacia de su implementación.

Mientras el Fenómeno del Niño sigue siendo una variable climática impredecible en Colombia, la adopción de tecnologías innovadoras como los tanques australianos de acero galvanizado representa un paso fundamental hacia una agricultura más resiliente y sostenible. Estos sistemas no solo protegen a los agricultores de los caprichos del clima sino que también aseguran un suministro constante de alimentos para la comunidad y el país. En última instancia, invertir en soluciones de almacenamiento de agua eficientes no es solo una medida de protección, sino una estrategia inteligente para el futuro de la agricultura colombiana.